Skip to main content

10 Formas sencillas de vivir una vida más saludable

Escrito por Valeria Latona

Realiza cambios sencillos en tu estilo de vida ya sea que cambies tu régimen o tu mentalidad, dar pequeños pasos puede tener un gran impacto en tu salud, bienestar y calidad de vida.

healthy young woman stretching

Prueba estos consejos prácticos y notaras la diferencia. Ten en cuenta: se necesitan 21 días para hacer que un hábito se mantenga, así que tómate al menos ese tiempo para poner en práctica estos hábitos saludables.

1. Tómate 5 minutos para estirarte cada mañana.

Intenta hacer esto por la mañana en cuanto te levantes. (Incluso puedes hacerlo en la cama, si lo deseas). Mantén cada estiramiento durante unos 30 segundos; no rebotes hacia arriba y hacia abajo mientras te estiras, ya que esto podría provocar un tirón en un músculo.
 

  • Levanta las manos por encima de la cabeza y estira.
  • Trata de alcanzar los dedos de los pies.
  • Siéntate en el suelo en forma de V, y lleva ambas manos a cada uno de sus pies.

¿Por qué es importante? A medida que envejecemos, nuestros músculos se tensan y nuestro rango de movimiento se minimiza, incluso con las actividades más simples del día, como levantarse de la cama, levantarse de la silla de la oficina o alcanzar algo en el interior del closet puede volverse más difícil e incluso causar lesiones.

La solución es estirarse y todos pueden hacerlo, independientemente de tu edad o flexibilidad. Hacerlo parte de tu rutina diaria, como cepillarse los dientes, significa que no te lo saltarás.

 

2. Abre las persianas a primera hora de la mañana e incluso abre una ventana, si aún no está abierta.

Los expertos dicen que el aire fresco y dejar entrar la luz te ayudan a despertarte y le indican al cerebro que reprima la producción de melatonina, la hormona que regula el sueño.
 

3. Enciende un humidificador durante los meses de otoño e invierno.

El calor interior seca el aire dentro de tu hogar y oficina, lo que puede resecar tu piel, tu cabello y tus conductos nasales, alentando resfriados e incluso la gripe, según un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Ciencias.1

La humedad ideal en el hogar u oficina debe estar entre el 30 y el 50 por ciento. Si crees que la humedad de tu hogar puede ser demasiado alta o baja, puedes medirla con un higrómetro o intentar dejar un vaso con cubitos de hielo en una habitación (y permanecer fuera de la habitación) durante unos minutos. Cuando regreses, busca gotas de agua en el exterior del vaso. Si los ves, su humedad probablemente sea buena. Si tu vaso no "suda", es posible que la habitación esté demasiado seca.
 

4. Toma tus vitaminas todos los días.

Los multivitamínicos pueden ayudar a cubrir los huecos de tu dieta, al obtener las vitaminas y minerales claves que tu cuerpo necesita para funcionar de la mejor manera. Considera tomar un multivitamínico dependiendo de tu género: los cuerpos de hombres y mujeres tienen diferentes requisitos de nutrientes, especialmente a medida que envejecemos.

Para las mujeres, busca un multivitamínico con calcio, hierro, vitaminas A, B6, B12, C, D y E, y biotina. Y para los hombres, busca vitaminas B6, B12, C, D y E, selenio, zinc y licopeno.
 

5. Agrega solo cinco minutos a tu entrenamiento.

Todos sabemos que el ejercicio ayuda a mantener tu peso, pero también ayuda a proteger el corazón, reduce nuestro riesgo de diabetes e incluso puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer. Los estudios también muestran que el ejercicio ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Al agregar solo cinco minutos a tu entrenamiento, estarás fortaleciendo tu cuerpo y mejorando tu condición cardiovascular (además de quemar algunas calorías).

En la misma línea: si no haces ejercicio todos los días, permítete sólo cinco minutos de ejercicio por la mañana y por la noche. Si piensas en el ejercicio en pequeños incrementos como este, será más probable que lo hagas con regularidad y que lo mantengas a largo plazo.

¿Necesitas algunas sugerencias para ejercicios de cinco minutos? Camina por la calle o alrededor de la cuadra, estaciona tu coche más lejos de tu oficina o de la tienda, usa las escaleras en lugar del elevador o haz abdominales o lagartijas mientras miras televisión. Recuerda ejercitar también tus abdominales, caderas y espalda baja (también conocida como core) porque un core fuerte significa menos problemas de espalda y menos problemas de movilidad a medida que envejeces.
 

6. Permítete un pequeño gustito al día.

Prepárate lo que quieras, tal vez sea algo dulce o salado. Si te gusta el chocolate caliente, por ejemplo, considera lo siguiente: un nuevo estudio de la revista Neurology2 muestra que beber dos tazas de chocolate caliente al día en realidad puede mantener tu cerebro sano y tus habilidades de pensamiento agudas. Eso es gracias a los antioxidantes del chocolate.

Recuerda que es importante que obtengas todas tus porciones diarias de frutas, verduras y proteínas, pero permítete un pequeño lujo al día, como el chocolate caliente, es importante porque satisface tus antojos para que no te sientas privado (lo que posiblemente podría desencadenar atracones más tarde).
 

7. Apaga tu celular, la televisión y la computadora, al menos una hora antes de irte a la cama. (Y no te duermas con la televisión encendida).

Estudios demuestran que la luz azul, del tipo que emiten los dispositivos electrónicos, interrumpe nuestros ciclos normales de sueño, lo que dificulta que tengamos un sueño de calidad.

Hazle un favor a tu cuerpo y apaga todos los aparatos electrónicos al menos una hora antes de irte a la cama, sin excusas. Y mantén tu celular fuera de la habitación para que los mensajes y textos entrantes no interrumpan tu sueño. ¡Te sorprenderás lo mejor que duermes cuando haces esto!

8. Lleva contigo una botella de agua en todo momento.

Llevar una botella de agua contigo (en el automóvil, en tu oficina, en el gimnasio, ¡donde sea!) También te previene de beber refrescos cargados de calorías u otras bebidas.

Si bebes café, limítate a no más de dos tazas por día. Prueba preparar una taza de té verde por la mañana, ponle hielo y llena tus botellas de agua con él. También puedes darles sabor a tus botellas de agua con rodajas de limón, pepino e incluso moras congeladas.

 

9. Aprende el arte de la meditación

Aprender a enfocar tu cerebro y a apagar toda la cacofonía de la vida puede disminuir tu frecuencia cardíaca y tu respiración, lo que reduce los niveles de estrés. También te ayuda a obtener una perspectiva de tu vida porque estás disminuyendo la velocidad para apreciar todo lo que tienes.

Concéntrate en tu respiración, cierra los ojos, respira profundamente, inhala y exhala y tómate un momento para apreciar todo lo que eres y tienes.

 

10. Ponte a ti mismo primero

Cuando estás en un avión, el asistente de vuelo siempre te dice: en caso de una emergencia, póngase primero la máscara de oxígeno antes que sus hijos. Esto es importante no solo para aterrizajes de emergencia de aviones; también es esencial para la vida.

No es egoísta. Cuidar de ti primero es fundamental, estás más feliz y saludable (como esa oleada de oxígeno que obtienes de una máscara de oxígeno), lo que te coloca en una mejor posición para ayudar a los demás.


Valarie Latona, ex editora en jefe de Shape y defensora de la vida saludable, ha inspirado a millones de mujeres a vivir una vida saludable, en forma y segura.

Artículos Recomendados

young woman tossing hair

¿No estás seguro de qué producto de la familia Centrum es el adecuado para ti?

Escoge tu Centrum